close
close

Tu seguro de caza, mucho más que el precio

Rara vez salgo a cazar’, ‘Solo cazo una vez al año’, ‘Solo cazo piezas pequeñas’, ‘Quiero lo más barato’. Un día, una hora, un momento, un momento es suficiente para que suceda un accidente de caza y cambie tu vida. A menudo recibimos este tipo de explicaciones cuando hablamos de la cobertura del seguro, pero aunque no es necesario generalizar, muchos cazadores solo se fijan en el monto de la prima y no en los daños y responsabilidades asegurados. En la práctica de la caza debemos ser conscientes del grado de peligrosidad que implica; Una salida al campo es suficiente para sufrir o provocar un accidente.

A continuación, conocer algunos casos reales ocurridos en los últimos años es suficiente para demostrar la importancia de contratar un seguro adecuado.

Uno de los accidentes autoinfligidos destacables es el de un hombre en edad laboral que, mientras cazaba, disparó y reventó su arma, causándole heridas en el brazo. Debido a la gravedad de las lesiones, la seguridad social reconoce una invalidez total. Su licencia federal cubría los gastos médicos y de salud derivados del accidente y también recibió una indemnización; ambas prestaciones estaban cubiertas por el capital asegurado. Otro incidente de lesiones personales es el de un hombre de 37 años, casado y con descendencia, que cayó mientras cazaba, causándose lesiones en la rodilla. La cobertura del seguro de su licencia federativa incluía asistencia clínica (intervenciones quirúrgicas, rehabilitación, consultas y pruebas complementarias), lo que supuso gastos superiores a los 11.000 euros. A raíz de este accidente, la seguridad social le reconoció la incapacidad laboral, por lo que la aseguradora le indemnizó con 21.000 euros. Es indiscutible que cubrir sus propios daños es muy importante y, en este sentido, la licencia federal ofrece una amplia asistencia. En cuanto a la responsabilidad civil, no debemos conformarnos con la suma prescrita, que es simplemente para “retirar” las multas y no asumir la responsabilidad por los daños materiales que pudiéramos causar.

Basta un momento para que un accidente de caza cambie tu vida La caza debe practicarse con sentido común y conciencia de los riesgos

Por ello, es importante complementar la responsabilidad civil obligatoria con una voluntaria; Esto nos da seguridad ante la incertidumbre de provocar un accidente y tiene respaldo ante una situación adversa.

Cabe citar aquí como caso representativo el accidente de Extremadura, en el que un cazador golpeó a un familiar y sufrió graves heridas en un ojo. La compañía de seguros del fallecido cubrió todos los gastos ocasionados e indemnizó al perjudicado con 50.000 euros. La indemnización alcanzaría una cantidad de entre 75.000 y 90.000 euros más si el perjudicado hubiera estado en edad laboral.

En otro accidente con una víctima mortal, se iniciaron acciones legales contra tres cazadores involucrados. Ninguno de ellos, con su seguro, puede cubrir el siniestro de los familiares del fallecido, que asciende a 700.000 euros en concepto de indemnización. La elección de la cobertura de su seguro de caza no debe basarse en el precio o la frecuencia con la que cazamos. La caza debe practicarse con sentido común y prudencia, y ser consciente de los riesgos y responsabilidades que conlleva.

Leave a Reply

Your email address will not be published.