close
close

Sin seguridad social y salarios de 2.000 pesos: Así trabajaban los mineros atrapados en Coahuila

Según testimonios recogidos por esta editorial de familiares directos de los diez trabajadores atrapados en la mina, se ha sabido que no cuentan con seguridad social y mucho menos están incorporados a una fuente de trabajo que brinda prestaciones como atención médica en un sistema de salud. . .

Carolina Guadalupe Álvarez Oviedo es esposa de Jorge Luis Martínez Valdés, uno de los diez mineros que aún siguen atrapados, admitió que al menos su esposo no tenía atención médica, ni nómina y en consecuencia, tampoco derechos laborales; Estaban en plena defensa.

Te podría interesar: Sedena y GN envían equipos especiales para rescate de mineros en Sabinas, Coahuila

Los ojos de Caro están rojos, al borde de las lágrimas, debido a la situación que vive, apenas tiene el valor de dar unos pasos más cerca de la línea que separa la cinta amarilla de las demás personas apostadas allí cerca de la mina de carbón. Es consciente de que las noticias sobre su marido pueden ser negativas y tristes, pero no quiere volver a casa sin que su marido responda por sus hijos pequeños.

“Con él tengo que ir y traerlos a mis hijos, de pie o como sea, tengo que llegar, pero tengo que traerlos a mis hijos, son dos niños, de 16 y 10 años”.

Al ser consultado sobre las condiciones laborales en las que laboraba Jorge Luis, señaló que no eran las mejores, sus pagos los hacía en efectivo y en sobre, nunca estuvo registrado en el IMSS y mucho menos estaba incluido en una boleta de pago.

“Siempre se trataba de, nunca recibieron una tarjeta, un cheque de pago, nunca, siempre se trataba de, todo sobre, es solo una tonelada que pones, una tonelada te pagarán, sabía lo que tenía de él sobre cómo todo se maneja”.

Los mineros van con el mejor postor

Según otros familiares, los salarios semanales que recibían iban desde los 2.000 pesos hasta los 5.000 pesos en algunos casos, dependiendo de la producción obtenida durante los días subterráneos.

Por eso, a pesar del riesgo que representa esta actividad, las oportunidades de empleo son escasas y la opción de trabajar en una empresa maquiladora es escasa, ya que reciben salarios que oscilan entre los 1.500 y los 1.600 pesos, incluidas las horas extras.

La joven admite que el riesgo que tomó su esposo fue muy alto, y solo para enriquecer a otras personas.

“Siempre ha sido un gran riesgo, un gran riesgo enriquecer a otras personas y perder la vida o arriesgar tanto la vida por nada”.

Reclamó a los dueños por qué desaparecieron cuando ocurrió este percance.

“El encargado de esta hacienda, dé la cara, venga y dígame por qué se escapó, nadie se me acercó, dígame por qué se escapó, por qué los dejó aquí, por qué tuvo que pasar dos o tres horas para abandonar.”

Al respecto, el hermano de Jorge Luis Martínez Valdés, Sergio, reveló que hay una situación que es común en esta zona de la minería, y es que los carboneros se van con quien sea, pues hay algunas opciones laborales que les ofrece el mejor salario, ya sea 100, 200 o 300 pesos de recarga.

“Aquí hay diferentes propietarios, diferentes jefes, pero como todos están conectados y le ofrecieron una bonificación, simplemente cambió. Creo que lo hizo para pagar la colegiatura, para pagar la escuela, porque quiere hacer más, hay consecuencias.

“Yo creo que su pensamiento es llevar comida a la casa, no importa cómo vaya, cómo venga y como límite, ahora toca perder”, dijo.

➡️ Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las alertas más relevantes por email

Sergio Alejandro Martínez Valdés admitió que su madre quedó desolada “cómo llega mi cuñada a casa con mis sobrinos, mi sobrinito todavía no sabe de la situación, cree que su padre está trabajando, su padre es el sostén de la Casa “.

Leave a Reply

Your email address will not be published.