close
close

Néstor Lorenzo nuevo entrenador de Colombia: Gabriel Meuk analiza el nombramiento – Fútbol Internacional – Deporte

Liderazgo positivo, buen liderazgo de grupo, un gerente de RRHH que se ame y se respete con sus decisiones y no con sus imposiciones de sentido común; un jefe que construya un equipo de trabajo armónico, que genere seguridad y confianza, que escuche con respeto y tome el pulso a su grupo, a sus jugadores, porque ellos son el corazón del fútbol, ​​nunca el entrenador.
Este fue un factor fundamental en la elección de Néstor Lorenzo, ex asistente de José Pékerman en las eliminatorias y mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018, como nuevo director técnico de la selección colombiana de fútbol.

“No podía ser europeo con su disciplina porque los jugadores aquí son diferentes y se comportan de manera diferente. Ya trajimos a un jugador muy exigente, muy disciplinado, muy riguroso y los jugadores lo pararon en esos partidos contra Ecuador y Uruguay y nos prohibieron el Mundial”, dijo una persona cercana a la toma de decisiones en la FA. el portugués Carlos Queiroz.

(Lea también: Byron Castillo: Fifa adelantó fecha de veredicto… ¿y Colombia?)

¿Por qué Néstor Lorenzo? Las razones de su elección

De entrada, el nombramiento de Lorenzo se ha interpretado desde dos ángulos: el mencionado de un entrenador que resuelve conflictos en lugar de crear problemas y asegura un buen ambiente de trabajo, ya que un futbolista feliz, como cualquier empleado, es más productivo. Y segundo, de la aceptación tácita del error que cometieron Ramón Jesurún, el presidente, y Álvaro González, el poderoso vicepresidente segundo de la Asociación de Fútbol, ​​cuando expulsaron a Pékerman tras el Mundial de Rusia.

El país del fútbol sabe muy bien que la decisión de sacarlo se tomó en pleno Mundial porque no era un entrenador elegido por ellos (fue contratado por otro, el expresidente Luis Bedoya) y porque no Quisiera que Pascual Lezcano pudiera plantarse, su agente y luego de facto una especie de gestor deportivo. Contamos esta historia en su totalidad, con cabello y tinta, varias veces en estas páginas.

Estos dos factores superan la sabiduría táctica y estratégica que sin duda tiene Lorenzo, o su experiencia en eliminatorias y mundiales, que también tiene como futbolista y asistente técnico; o los conocimientos del colombiano, que evidentemente también los tiene.

Son muchas las voces de los eruditos y hinchas que se oponen al nombramiento de Lorenzo por poco menos de dos años como técnico y para un equipo sin trayectoria ni peso como el peruano Melgar de Arequipa, a quien tiene como líder en su liga y clasificado en la Sudamericana. Taza.

Sin relativización, los experimentados y famosos no son seguro ni garantía. Así es este trabajo. Ejemplo reciente: Queiroz y Reinaldo Rueda, los entrenadores de la eliminación, firman currículos más importantes y tienen más experiencia como entrenadores de selecciones que Lorenzo.

(También: Sergio ‘Checo’ Pérez: Llueven críticas por video de piloto borracho)

Es innegable que la intención es volver sobre los pasos del muy bien que se ha hecho en la administración Pékerman con la que ha sido su mano derecha, más si en un año mal contado se abre la nueva carrera clasificatoria al Mundial de Norteamérica. 2026 que seguramente jugará con 48 equipos, de los cuales Sudamérica aportará 7 de sus 10 integrantes. En un equipo medianamente trabajador, se clasifica.

Ejemplos de sucesión en otras selecciones

En el universo del fútbol, ​​Alemania, la mayor potencia de Europa y la segunda mundial detrás de Brasil, es el ejemplo de sucesora directa en asistentes. Toma aire, la historia es larga: el primer DT de su historia fue Otto Nertz en 1928, quien fue reemplazado por su asistente Sepp Herberger, quien a su vez dejó su puesto, Helmut Schön, quien hizo lo propio con su primer asistente Jupp Derwall. , que estuvo allí trabajó hasta 1982. 54 años de entrega! Beckenbauer tachó al sucesor directo, pero al marcharse su puesto lo ocupó Berti Vogts, su ayudante, y tras la muerte de Erich Ribbeck (otro que no era un “Dolphin”), llegó Rudi Völler, dejando al Putsch Jürgen Klinsmann, su asistente; quien hizo lo propio con su ayudante Joachim Löw, que dejó el puesto a su ayudante Hansi Flick.

En Colombia, el precedente es el de Hernán ‘Bolillo’ Gómez, quien reemplazó a Pacho Maturana, quien había llegado a la selección como primer técnico del Once Caldas, un verdadero Melgar arequipeño. ¿Después?

Cierto es que tras nombres como los de Marcelo Bielsa, Tite, Scolari, Robero Martínez o Ricardo Gareca, algunos de ellos han sido publicados en la prensa, ya sea para gusto de los comentaristas, o porque amplían los intereses de los empresarios, o porque son ideas de algunos directivos tomados, la de Néstor Lorenzo suena poco, tanto que extraoficialmente se asegura que cobrará menos de lo que recibió Pékerman para la campaña de Rusia 2018. Un detalle no es menos: la federación donde se El equipo nacional retirado vence en diciembre para la mayoría de los acuerdos de patrocinio.

La designación de Lorenzo sugiere que la no elección de un colombiano que no sea “Bolillo”, Suárez y el eliminado Rueda se debe a que los demás no inspirarían respeto y autoridad en el grupo de jugadores que sabemos que no son fáciles después de sus experiencias con Queiroz. Lorenzo llega al comando técnico de Colombia precisamente por su condición de líder positivo y, con cuatro años de retraso y eliminación, para continuar un camino que Jesurún y González cortaron de un plumazo.

Y con Lorenzo se refuerza la visión lógica de que en el fútbol lo más importante son los futbolistas y no los entrenadores. Ante la pregunta reiterada de si tu elección es la correcta, solo hay una respuesta posible: ni sí ni no, todo lo contrario…

Gabriel Meluk
editor de deportes
@MelukLeCuenta

Más noticias deportivas

– Mientras tanto, James posa con una estrella masiva.

– Néstor Lorenzo: Melgar revela cuándo llega el DT a la Selección Colombia

– Gerard Piqué: historia de los escándalos de la polémica pareja de Shakira

Leave a Reply

Your email address will not be published.