close
close

Magallanes parecía seguro hasta que aparecieron los fantasmas – Diario El Ágora

La vieja ‘Academia’ sigue al frente del torneo de Primera B, pero su paso hacia la máxima categoría ya no es tan arrollador y certero. En los tramos finales, Cobreloa, San Felipe, Rangers y Copiapó amenazan su meta.

Hace unos meses escribí una columna tratando de explicar la increíble campaña de Manojito de claveles. La verdad es que no solo le ofrecí claveles, sino toda la pérgola. Y llegué a la conclusión de que Magallanes prácticamente dio por terminado el torneo por faltar varias fechas para el final.

Hoy las cosas han cambiado. Aunque la Albiceleste conserva el primer puesto del torneo de Primera B, mira con relativa preocupación los resultados de su principal rival Cobreloa. El empate del Norte redujo la brecha a solo 6 puntos y así la academia comienza a sufrir para terminar su torneo.

“Nikephobia” es una palabra que la psicología define como el miedo al éxito. Este síndrome se produce al final de cada competición cuando aumenta la presión y por tanto se hace muy difícil terminar los partidos y por tanto el torneo.

Convengamos que Magallanes tiene un equipo bastante maduro y balanceado en todas las líneas. Ofrece un fútbol visualmente atractivo con un excelente manejo del balón. Posesión, posesión y despeje son sus principales herramientas para lograr el resultado que lo ha mantenido en la primera posición durante toda la temporada.

A los que hemos seguido su excelente campaña nos cuesta creer que acabó renunciando a la promoción directa. Me atrevo a decir que es muy poco probable; Sin embargo, la mente es traicionera.

Desde el punto de vista técnico, físico y táctico, no veo ningún detalle que pueda privarle de su gol, pero leyendo a expertos en psicología deportiva no puedo evitar dudar.

Completar un torneo definitivamente requiere “fortaleza mental”. Crecieron las expectativas, la Junta reforzó oportunamente al equipo para asegurar el ascenso a Primera División A después de muchos años; pero la presión va en aumento, todos te quieren ganar, y cuando hablamos de deporte este factor es inherente al atleta, eso es innegable. El final está cerca y la meta no se alcanza y surgen los temores. Ya no se trata del “miedo a perder”, sino al contrario: es el “miedo al éxito”.

Esto está directamente relacionado con la baja tolerancia a la frustración en aquellos deportistas que no pueden asumir un error, un mal partido o un partido perdido. Su autoestima sufre, su ego sufre, sus horas de trabajo, días y semanas a menudo son abrumadores y el estrés puede pasar factura.

El cuerpo técnico del querido viejo Magallanes debe trabajar duro para equilibrar las emociones y concentrar los esfuerzos en lograr los mejores resultados, para poner la guinda al pastel que con tanto esfuerzo, sacrificio y esmero a lo largo del año construyeron. Quizás también sea sensato señalar que Magellan no es el único involucrado en estas tareas. Equipos como Cobreloa, el mismo Unión San Felipe, Rangers de Talca y Deportes Copiapó, entre otros, enfrentan las mismas dificultades para asegurar su portería.

Ahora solo queda mirar, seguir el torneo y ver cómo lo resuelven.

Gerhard Silva

Gerhard Silva

Entrenador de fútbol profesional que ha dirigido O`Higgins, Deportes Copiapó, Deportes Colchagua, Malleco Unido, Deportes Puerto Montt, Deportes Vallenar, Trasandino de Los Andes y Petrolero de Yacuiba (Bolivia).

Leave a Reply

Your email address will not be published.