close
close

Luis Pedro Figueroa | Pasó por la U y Colo Colo y se retiró en silencio: “Ya no encajo en el fútbol”

Luis Pedro Figueroa optó por la sana en junio de 2021, dejando el fútbol en medio de una batalla por el ascenso con Coquimbo. Fueron 22 años de carrera que se interrumpieron abrupta y silenciosamente. La historia del Penquista comenzó en Universidad de Concepción, en 2002 y luego ampliado Universidad de Chile, Colo Colo, Cobreloa, Unión Española y O’Higgins, Formación con la que ganó el primer título nacional del club en 2014. Actuó en el extranjero Argentina, Brasil y Portugal, y también sumó juegos para los Rojos.

Figueroa, que estaba a punto de cerrar un año sin fútbol, ​​habló con AS y hizo balance de su carrera de una década. “Los recuerdos vuelven y termino quedándome con las cosas positivas. Gracias a Dios viví momentos muy bonitos en el fútbol y otros menos, que son la mayoría, porque muchas veces se vive amargura. También tuve la oportunidad de jugar afuera, estoy agradecido por eso”, dice el ex futbolista.

Figueroa en su segunda etapa en Colo Colo.

Agrandar

Figueroa en su segunda etapa en Colo Colo. ANDRÉS PINA/PHOTOSPORT

“Las experiencias durante estos casi 22 años han sido maravillosas. Cuando dejas uno siempre te quedas con amargura pero trato de aceptar que las cosas que he vivido en el fútbol son las que Dios me permitió hacer y lo hice hasta el final. Hubo malos momentos y buenos momentos, pero al final fue una carrera que no creía posible. Tal vez podría haber seguido, pero decidí terminar y estaba feliz”, agrega. Figueroa.

– ¿Pensaste alguna vez que tendrías una carrera tan extensa? Además, jugó en el exterior, con los dos grandes de Chile y tuvo pasos por la selección.

– Sabes al principio que tiene una condición diferente a la de muchos niños. Había hecho pruebas en varios clubes de la zona, pero también por cuestiones económicas finalmente llegué a la U de Concepción por invitación de un amigo. Después, cuando empiezas a jugar en una plantilla, piensas que es solo una decisión y que aún no se ha hecho una profesión. Entonces la ilusión era estar con los profesionales, ver botas de fútbol, ​​cosas que veías de niño porque eras hincha. Cuando se hizo realidad y cuando empecé a tener mis contratos, siempre soñé con la oportunidad de jugar en Argentina y lo logré. Yo también tenía el sueño de ir a Brasil, es un fútbol maravilloso de otro mundo y lo logré. Vi cosas en las que no pensaste, pero las tenía a mano.

– A nivel nacional, ¿el hito más importante son sus dos ciclos en Colo Colo con los títulos locales que logró?

– Lo que pasa es que Colo Colo es un club completamente diferente. Una vez escuché de (Marcelo) Barticciotto que quien vaya a Colo Colo lo más probable es que no sea campeón. Así que no serlo fue complejo, es una situación diferente a la de otros clubes que no tienen la capacidad de armar una buena plantilla y donde ganar una liga es algo único. También está la responsabilidad de ser parte de un equipo muy fuerte, también está el tema de la prensa, todos los días. Si te equivocas, es complejo; si estás bien, estás despierto. Colo Colo no tiene término medio, fue una experiencia que me ayudó mucho. Me ayudó a crecer, madurar, perseverar. También hubo momentos complejos, pero Dios me fortaleció y pude salir adelante en momentos o semestres en los que no me iba tan bien. Me ha ayudado a adquirir mucha experiencia y luego ayudar a personas que han pasado por lo mismo.

– También tuvo una etapa interesante en la U. Anotó un gol en la inolvidable final de 2006 precisamente ante Colo Colo en el Estadio Nacional.

– Sí, fue maravilloso. La verdad es que por muchos años me cautivó el tema U, lamentablemente después de mi primera salida nunca más pude volver. Fue una gran experiencia, siempre estoy agradecido por el fútbol. A veces hay que tomar una decisión para ganar seguidores popularmente, pero eso nunca me ha gustado. Estoy agradecido con todos los clubes que me han dado la oportunidad de jugar y ganar un salario. Siempre he tratado de entregar lo mínimo, siempre he sido un profesional. La U tiene el tema de su afición, la pasión y lamentablemente tuve que perder finales por penales, pero lo que viví allí fue maravilloso. Jamás escucharé una mala palabra de la U o de su afición porque al final fue una etapa muy bonita. Fue el primer club grande en el que estuve, así que la presión era demasiada. Sentí muchas cosas y aprendí mucho mientras estuve allí.

Figueroa quería volver a la U pero la oportunidad no se materializó.

Agrandar

Figueroa quería volver a la U pero la oportunidad no se materializó.

– También se dio cuenta de la posibilidad de jugar en Europa. Estuvo en Portugal, en Olhanense.

– Ha sido una etapa algo compleja, aunque sabes que las experiencias siempre son positivas. Era una época en que Grecia y Portugal estaban en mala situación económica. Yo estaba en Europa con mi mujer y mis dos hijos y esperábamos a Lucas, el último. Llevábamos unos dos o tres meses sin pagar y conseguir estos temas era complicado. Fue allí donde tomé la decisión de regresar. Me las arreglé para pasar unos seis meses allí. El fútbol fue maravilloso, las ciudades también y me hubiera gustado seguir, pero no en estas condiciones. A pesar de que estaba en Europa y un buen desempeño me hubiera permitido continuar allí, decidí no arriesgar a mi familia.

– ¿Recibió una oferta del exterior que finalmente no se concretó?

– Mira, había una posibilidad de Argentina, pero ahora no voy a nombrar el club. Era una conversación que estaba teniendo con las personas que tenían mi pasaporte en ese momento. Es por eso que no podría mencionarlo explícitamente. No se me ocurre decir: “Mira, tuve la oportunidad de ir al Real Madrid” (risas). Solo en una conversación me dijeron: “Mira, me preguntaron por un equipo grande de Argentina”. No era más que eso, lo otro sería hablar para tirarte la frase “vendehumo”, eso no es lo que les gusta. Al final, aprecio dónde jugué. Si no pude jugar en los principales equipos del exterior fue porque no tenía las condiciones o alguien no vio que las tenía.

Los últimos partidos del exmediocampista y delantero se jugaron en Coquimbo.

Agrandar

Los últimos partidos del exmediocampista y delantero se jugaron en Coquimbo.FELIPE ZANCA/PHOTOSPORT

– ¿Cree que terminó bien su carrera después del último año en Coquimbo? La campaña finalizó con el ascenso de la plantilla a Primera División.

– Tomé la decisión (renunciar) porque vi que ya no encajo en el ambiente futbolístico. Independientemente de los años, siempre he tratado de entrenar muy bien. También aprendí que es posible que ya no pueda seguir el ritmo de los jóvenes de 20 años, pero trabajé para lograrlo. Cuando sentí que no había respuesta, o que de alguna manera ya no estaba enfocado en hacer este esfuerzo, dije: “No, ya no estoy aquí para eso”. Sabía que ascenderíamos por la cantidad de compañeros, experimentados y ganadores que habían llegado. Hubiera estado bien quedarme, pero estoy convencido y al final decidí irme antes. Aunque no había jugado mucho y entendía con lo que tenía que vivir, necesitaba tener una conexión más cercana, especialmente con la gente más joven. Trate de guiarlos no solo en el fútbol, ​​sino también en las cosas de la vida. Para mí y para la gente que estaba en el club sabía que esa era mi mejor inversión. Ser terco con ciertas cosas que no ocurrían era mejor que no insistir. Estuve bien, entrené bien, hice las pruebas físicas con los cabritos y siempre estuve entre los cinco primeros. Ese nunca fue el problema, pero ciertas cosas que se han vuelto más complicadas en el fútbol claramente me desmotivaron y me mancharon un poco. Dije: “Ya está, no voy a desgastar a mi familia”. Llegar a casa amargado o volver a intentarlo al día siguiente cuando entiendes que las cosas ya no son como antes. Así que dije que tiene que ser terminado.

– ¿Te hubiera gustado pasar más tiempo con la selección o tal vez ganar más fama?

– Tengo mi propio análisis sobre esto. Probablemente por mi mentalidad y personalidad no estuve los años que pude haber estado en la selección. Vengo de la misma camada de muchachos a los que les fue muy bien: con Claudio (Bravo) y Jorge (Valdivia) estuvimos aquí en Chile en el preolímpico, también con (Luis) Jiménez, con (Mauricio) Pinilla. Entonces, si hubiera aparecido, si hubiera tenido una mentalidad más ganadora, podría haber estado mucho más tiempo. Pero ciertamente no tenía la habilidad que tenían esos compañeros de equipo para decir: “Seremos campeones”. Tal vez eso influyó en algún momento. Al final viví lo que me tocó vivir, no creo que haya podido ser mejor, pero creo que influyó en que no estuviera mucho tiempo en la selección.

Leave a Reply

Your email address will not be published.