close
close

Jugó al fútbol con Scaloni y luego se dedicó al automovilismo.

Mientras estaba en Estudiantes, Lionel Scaloni tuvo un compañero que luego se dedicó al automovilismo al no poder dedicarse al fútbol.

El automovilismo y el fútbol son dos pasiones muy importantes en la sociedad argentina y es normal que las dos disciplinas se encuentren con protagonistas que han cambiado de un deporte a otro.

Casos especiales como el de Leonel y Mariano Pernía, que compiten profesionalmente en las pistas, o también los de Bruno Marioni, Roberto Abbondanzieri, Martín Palermo o Ariel Garce, que tuvieron la oportunidad de brillar en las pistas.

Mientras estaba en Estudiantes, Lionel Scaloni tuvo un compañero que luego se dedicó al automovilismo al no poder dedicarse al fútbol.

Sin embargo, dentro de la conducción zonal también existen estas historias. El protagonista de esta historia compartió el patio con Lionel Scaloni, quien es un apasionado del hierro confeso y conocido fanático de Ford. Leandro Fichera, de La Plata, compartió la plantilla de Estudiantes, ascendido en 1995, con el actual entrenador de la Selección Argentina.

“Jugué de 5 o de derecha y tuve que jugar 34 partidos en la reserva pero me quedé en la puerta. Tuve que irme a los 20 años porque mi mamá estaba muy enferma y tuve que hacerme cargo de la panadería en Los Hornos”, le dijo Fichera a su colega Darío Coronel en una extensa nota difundida por Infobae.

Además, ‘Pato’ habló sobre los momentos que vivió con Scaloni. “Hicimos varias pretemporadas en Necochea junto con Primera, y Lionel era un pibe bárbaro, muy humilde, como lo es ahora. Pintaba como era, todoterreno y con mucha personalidad. Tuve muchas idas y venidas. Fue uno de los primeros de nuestro grupo en jugar en Primera División”, dijo.

Por otro lado, Fichera compartió cómo llegó al mundo del automovilismo. “Pero siempre fui salvaje y me gustó. Con la adrenalina comencé a correr a través de un amigo llamado Federico Panza que estaba corriendo en la Estancia Chica que se encuentra en el recinto de Gimnasia. Allí comencé con un Fiat 600 y luego pasé a la clase 2 de Turismo Nacional. Siempre estuve peleando por el liderato y en ese entonces manejaban Nicolás Vuyovich y Juan Heguy. Para el presupuesto que tenía, funcionó bastante bien. Corrí hasta 2007”, enfatizó.

Y concluyó: “Luego estuve 13 años sin correr y volví por mi ahijado Facundo Vaccalluzzo que quería empezar a correr y empezó en el Fiat 1.4 de Amigo. Conduje con él en una carrera de pilotos invitados y me volvió a agarrar el bicho y no pude bajarme. Me quedé en la categoría. Este año gané dos carreras, una en La Plata y otra en Buenos Aires. Soy quinto en el campeonato pero podría estar más arriba. Y Facundo ahora está en la clase 3 del Turismo Pista”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.