close
close

El seguro de uva caerá más de un 20%

El grupo regulador de la Comisión General de la Empresa Nacional de Seguros Agrarios (ENESA), reunido hace unos días, ha aprobado las condiciones del seguro para la uva de vinificación, cuyo coste se reducirá en más de un 20% en el conjunto de España, una porcentaje que varía para cada operación en función de la modalidad contratada.

Los asegurados de este ramo, junto con otros ramos como el de cultivos herbáceos extensivos, cuya contratación comienza el 1 de septiembre, serán de los primeros en beneficiarse del incremento extraordinario de las ayudas del Gobierno a los seguros agrarios. El Consejo de Ministros del pasado 25 de junio aprobó un incremento de 60 millones en los seguros agrarios para reducir significativamente los costes operativos a los que se enfrentan los agricultores año tras año.

Esta reducción en los costos de las pólizas alentará a los enólogos que ya tienen un seguro a renovar sus contratos, y también incentivará la incorporación de nuevos profesionales que busquen cubrir sus espaldas -y su producción- ante eventos climáticos adversos cada vez más frecuentes. La compensación pagada por este puesto en 2021 ronda los 90 millones de euros.

Entre los cambios introducidos, cabe destacar las subidas de precios aprobadas a efectos de calcular una posible compensación para las distintas variedades de uva dentro y fuera de las denominaciones de origen. Especialmente en viñedos ecológicos, los precios máximos del seguro se incrementan un 8% respecto a los precios unitarios máximos de las variedades que no se cultivan de esta forma.

Además, se ha atendido una demanda del sector en los últimos años y se ha vuelto a incrementar la rentabilidad máxima asegurable en el seguro de primavera (módulo P), modalidad que cubre, entre otros, el riesgo subvencionable de granizo y heladas. . Cuando se revisó previamente la línea, se aumentó este rendimiento máximo asegurable de 14.000 a 16.000 kilos por hectárea; ahora vuelve a subir hasta los 18.000 kilos por hectárea de uva tinta y hasta los 20.000 de uva blanca.

Por otro lado, en algunas regiones, particularmente en el País Vasco y La Rioja, se ha acordado un aumento de tarifas para compensar los desequilibrios que se han producido en las variedades de uva en estas zonas. Según Agricultura, el aumento de las subvenciones del ministerio, así como las que puedan corresponder a las comunidades autónomas, compensarán en general el incremento de costes que se pueda producir en estos ámbitos. En este sentido, se estima que los costes que soportará el bodeguero, tras deducir las subvenciones y aplicar los incrementos de primas previstos en La Rioja, disminuirán una media del 14%, cifra que no llega a una media del 20 % pero es bienvenido.

mejora de precios.

Por otro lado, esta semana tuvo lugar la sesión de la Mesa de la Industria del Vino, durante la cual el Ministerio analizó la campaña 2021/2022 y las perspectivas para la próxima temporada con las organizaciones representativas del sector. En este encuentro se destacó el aumento de la producción de vino tras el descenso que ha supuesto para la comercialización la crisis provocada por la pandemia. Por su parte, a finales de mayo, las existencias de vino y mosto descienden un 6% respecto a la campaña anterior del mismo día, situándose en 43,14 millones de hectolitros. También se destacó la clara revalorización de los vinos desde noviembre de 2021, cuyo precio unitario en mayo de 2022 estuvo un 17% por encima de la media y alcanzó el valor de 1,36 euros el litro.

En cuanto a la nueva cosecha, la industria ha puesto sobre la mesa la incertidumbre existente por el impacto de la ola de calor en las zonas de cultivo, lo que dificulta sacar conclusiones sobre la producción futura.

Durante el encuentro, la directora general de Producción y Mercados Agrarios, Esperanza Orellana, informó sobre el estado de la tramitación de la normativa vitivinícola que se está elaborando. En este sentido, Orellana recordó que el Ministerio se sumergió en la redacción del paquete normativo para la aplicación del Plan Estratégico de la PAC para España, tan pronto como recibió luz verde de la Comisión Europea para su presentación.

La nueva PAC se refiere tanto al régimen de autorización de viñedos como a la intervención sectorial específica, anteriormente conocido como Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASVE) y ahora como Intervención Sectorial Sectorial (ISV). Igual de importantes para los viticultores son las intervenciones disociadas relacionadas con los pagos ambientales (que reciben una salida mínima obligatoria del 5% de la intervención sectorial de Vitivinícola, que contará con algo más de 202 millones de euros anuales) o el apoyo a la renta básica para la sostenibilidad, cuyo desarrollo comenzó a regular el proceso de consulta pública el 21 de julio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.