close
close

¡El salvadoreño sueña con convertirse en futbolista profesional en Brasil!

El joven cuscatleco Cristóbal Castañeda no quiere ser menos notorio en el fútbol que en uno de los países donde hay más competencia. esta es su historia

Silvio Rodríguez dice en una canción que le gusta hablar de lo imposible porque sabe demasiado de lo posible. Y parece que la familia Castaneda, a la que no le interesa mucho la música sino el fútbol, ​​se toma un poco a pecho esta frase.

Y eso es Cristóbal Giovanni Castañeda, de 14 años, quiere convertirse en futbolista profesional, no en su ciudad natal de Sonsonate ni siquiera en El Salvador. Su sueño es lograrlo nada menos que en Brasil, cuna de miles y miles de futbolistas que compiten día tras día en un lugar donde se respira fútbol en todas partes, en todos los rincones, en todas las playas, en todas las favelas, en todos los barrios. . CANCHA habló con él y su padre, el exfutbolista que heredó su nombre y otros de sus dones, para conocer su historia.

España reacciona a Suiza y Portugal lidera grupo en Liga de Naciones

Fútbol y Migración

Juan Castañeda Fue un exjugador de segunda división que emigró a Brasil en el 2020 junto con su pareja. “Nos mudamos de aquí en 2020 y desde entonces nos hemos establecido”, dice el padre de Fortaleza, en el norte de Brasil en la costa atlántica.

Christopher Castaneda con su padre durante su estancia en Brasil. Foto: Cortesía de Giovanni Castañeda

En ese momento Christopher tenía 13 años y jugaba fútbol desde los 4 años. “No lo veía mucho en el fútbol a esa edad, pero comencé organizando torneos en el barrio Sensunapán (Sonsonate) y jugábamos torneos locales. Posteriormente, Christopher jugó para las Adfas (asociaciones divisionales de fútbol amateur), participó en varios torneos y fue elegido para el equipo del colegio San Francisco de Asís por el profesor Wilson Sánchez Ibarra”, explicó Castañeda.

Así empezó a llamar la atención, formaba parte de equipos Juegos estudiantiles y también en los juegos del Consejo del Deporte y la Recreación del Istmo Centroamericano (Codicader) en las ediciones de 2018 y 2019. Incluso antes de viajar al sur del continente, participó en torneos organizados por la Fundación Educando a un Salvadoreño (FESA), con los que se proclamó campeón. De hecho, Wilson incluso ganó un premio de entrenador y fue a entrenar a México.

“Haré lo mejor que pueda en la prueba que tendré. Me siento bien, me he adaptado, simplemente fue difícil para mí entender el idioma al principio”.

Christopher Castaneda, jugador salvadoreño en Brasil

Después de instalarse en Brasil, Christopher comenzó a estudiar en una escuela y también jugaba fútbol sala en un campo cercano y también en su centro de estudios. Lo vieron en un parque cercano, enorme, con canchas de fútbol playa, techadas y de baloncesto. “Un hombre lo llamó para los torneos de fútbol sala, vio calidad en él y me dijo que lo estaban probando, que lo cuidara”.

Christopher Castaneda ha realizado varias pruebas físicas en equipos de Brasil. Foto: Cortesía de Giovanni Castañeda

Poco a poco fue llamando la atención en un país donde los clubes importantes tienen escuelas por todos lados para buscar y pulir talentos.

“Fue a una prueba e ingresó a la escuela Flamengo en Fortaleza. Aquí en cada ciudad tienen sus escuelas, sus fundaciones, con las que seleccionan talentos. Así llegó a Flamengo y en menos de 6 meses empezó a despuntar y recibió llamados más fuertes hasta que ya estaba en la base”, dice orgulloso Giovanni.

En una ciudad diez veces más grande que El Salvador, clubes como Gremio, Vasco, Ferroviaria tienen sus equipos en la Serie A (Mayor) y sus escuelas en diferentes niveles en todas partes. Luego siguió jugando en torneos de la zona y el mánager de la directiva del Club Estaçao dijo que lo amaba.

“Ellos solo se encargan de buscar el talento, prepararlo y venderlo, es como una cuna donde se trata de enseñarlo, educarlo, prepararlo para cuando lo vea un club grande, pero la preparación es solo en la parte deportiva”. dice Castaneda sobre esta oportunidad.

Christopher Castaneda, junto al exportador de Selecta Henry Hernández. Foto: Cortesía de Giovanni Castañeda

Allí Christopher aceptó el reto y la sugerencia y pasó a formar parte de esta institución deportiva que cuenta con un nutricionista, un preparador físico, una asesoría de entrenamiento y un gimnasio.

“Desde una edad temprana, son tratados como profesionales. Aquí ya no tienen que vestirse de yinas, igual que en El Salvador, hasta cuidan la imagen y cuando ven que las cosas no mejoran no las miran o tocan bien o ciao (Enviado). Vienen muchos después que quieren entrar a las bases, no entra cualquiera, sino los que tienen futuro, material para un profesional”asegura Castañeda.

Para entrar, Christopher tuvo que pasar muchas pruebas, y tuvo que ver cuántos chicos salían llorando sin especificar el ancho.

“Gracias a Christophen que desde la primera semana que vino la maestra dijo que lo amaba. Gracias a Dios es muy disciplinado y sigue los consejos que le dan y también los de Wilson, también gracias a él que lo ha preparado mucho desde niño. Sabe a lo que vino y lo que quiere en la vida”, afirma Castaneda Sr.

Christopher Castaneda durante su estancia en la Estaçao de Brasil. Foto: Cortesía de Giovanni Castañeda

ajustamiento

Aunque ha llegado como centrocampista creativo, en Club Estacao También lo han utilizado de lateral derecho y la polivalencia es fundamental cuando hay tanta competencia en un país como Brasil. La esperanza es que algún club lo vea y lo fiche (firme un contrato) para que pueda seguir desarrollándose hasta que pueda dar el salto a profesional.

Christopher dice que no le costó adaptarse, que al principio le costó entender el portugués de sus amigos, pero con el paso de los días aprendió el idioma en la escuela sin mayores problemas. Ahora se le ha abierto otra puerta, porque intentará Esporte Club Vitória, de Salvador de Bahía, club que tiene diferentes estructuras y cuya selección absoluta milita actualmente en la Tercera División Profesional.

Christopher Castaneda durante su estancia en la Estaçao de Brasil. Foto: Cortesía de Giovanni Castañeda

Mientras tanto, sigue estudiando y formándose. Escuela por la mañana, fútbol por la tarde y deberes por la noche y acostarme temprano porque todos los días son iguales excepto los fines de semana para jugar.

“La verdad me siento bien, bendecido, agradecido con Dios por la oportunidad que me ha dado. Extraño mucho a El Salvador, mi familia, mis abuelos, mis abuelas, mis amigos de allá, todo. A mi mamá que está en Estados Unidos, a quien le mando saludos y que también me ha ayudado”.contado

“Ya no me cuesta hablar portugués, hablo bien con mis amigos en la escuela y he aprendido mucho. Lo que me costó cuando llegué por primera vez fue entender a la gente, pero con el tiempo he aprendido”, dijo el joven de 14 años, que admira al portugués Cristiano Ronaldo en el mundo del fútbol y es hincha de Sonsonate, Flamengo y por algunos otros equipos en Brasil.

En julio tienes la prueba. “La verdad es que no estoy tan nervioso, un poco. Haré mi mejor esfuerzo”contó desde Brasil sobre un salvadoreño luchando contra los mejores del mundo por un lugar en un equipo de fútbol profesional y trabajando duro por ello.

la la

Leave a Reply

Your email address will not be published.