close
close

El fútbol como inclusión y aceptación

La vida los encontró y el fútbol los unió. Los amputados uruguayos encontraron un espacio común con el balón que les permitió aceptar y superar el trauma que sufrieron por la pérdida de algunas extremidades. Algunos lo han logrado, otros siguen luchando, pero con el apoyo que da ser parte de un equipo donde todos han pasado por esta situación.

El fútbol de amputados comenzó su primer gran auge en Uruguay en 2018, año en que un equipo fue invitado a jugar en la Copa del Mundo en México.

La organización local se concretó con la Federación Uruguaya de Fútbol de Amputados, con personería jurídica y un campeonato que se estrenó el año pasado y que incluye a tres equipos: Plaza Colonia, Juventud de Las Piedras y Progreso de Montevideo.

Cristian Butín dio en el blanco

El desarrollo siguió y en marzo lograron el subcampeonato sudamericano en Colombia y la clasificación al Mundial de Turquía, la gran cita de la temporada que arranca el 30 de septiembre.

Cristian Butín, jugador de Plaza y capitán de la selección uruguaya, es uno de los más experimentados en este deporte, también un referente en la parte organizativa de la disciplina.

Su historia comparte similitudes con la de otros compañeros. “Tuve un accidente de tráfico en moto cuando tenía 19 años, resultando en una fractura abierta. Luego tuve 40 cirugías. tratando de reconstruir la rodilla rota porque golpeé el pilar de un puente y se rompió”, dijo árbitro de Colonia, su ciudad.

Todos estos procedimientos lo llevaron a contraer un virus hospitalario maligno, por lo que tomó la decisión de amputarle la pierna, lo que sucedió en 2012.

Celebración celestial en Colombia

Fue un shock. Pero el deporte le ayudó a aceptar su situación y seguir adelante. Además del fútbol, ​​ha hecho senderismo, ha realizado un par de triatlones (1 kilómetro de natación, 20 de bici y 5 de carrera a pie) y ha incursionado en el tenis, disciplina en la que quiere aprender para su carrera personal y también quiere difundir la disciplina en Colonia.

Pero el fútbol tiene la particularidad de ser un equipo, lo que posibilita estar con jugadores que han pasado por situaciones similares. “La mayoría de los amputados son por cáncer y accidentes de tránsito, generalmente de motocicletas”, dijo al observar la prevalencia de casos entre futbolistas con amputaciones en Uruguay.

“Hay todo tipo de historias. Personas que se recuperaron inmediatamente después de la amputación y la aceptaron rápido, otros tardaron años, otros continúan luchando con eso. Para mí personalmente y para mis compañeros, el deporte fue una ayuda inmensa en términos de aceptación e integración en la sociedad., tener oportunidades en el deporte”, enfatizó. “En mi caso, el fútbol me ha permitido jugar un Mundial, un Sudamericano, promocionar una liga… y hacer algo natural los fines de semana como juntarme con amigos para jugar fútbol 5, cualquier cosa que no fuera normal para nosotros hace unos años”, enumeró.

Con todo por la pelota

“Interactuar con personas que están pasando por un trauma similar realmente te ayuda a aceptar y resolver problemas cotidianos porque lo entienden de primera mano y creas un grupo de apoyo. Que a lo mejor otras personas que no tienen discapacidad y quieren ayudar no tienen el enfoque adecuado”, dijo Butín, empleado administrativo de la municipalidad de Colonia, luego de renunciar a sus funciones como empleado rural, ocupación que encontró difícil debido a su condición después de ser amputado.

para la copa del mundo

Ahora, el foco de Cristian y sus compañeros está puesto en el Mundial de Turquía, que esta semana se reveló enfrentará a los rivales de Uruguay, Angola (campeón de 2018), Italia e Irak.

La Selección Uruguaya de Fútbol de Amputados en el Sudamericano de Colombia

Es por eso que entrenan todos los sábados de la semana en Montevideo en un sitio de Náutico, esperando aumentar los ejercicios y también buscando fondos para cubrir los gastos, que es “una lucha constante”, dijo Butin. “Afortunadamente venimos trabajando mucho y hemos crecido mucho en nuestra disciplina. Eso llevó a que el Ministro del Deporte se interesara y aportara el 40% de lo que se requería para viajar a Colombia y hará lo mismo para viajar a Turquía”, subrayó.

De todos modos, todavía Te falta el último tramo para completar los $40,000 en costos de transferencia. Para eso tienen abierta una cuenta Abitab (#122428) para los que quieran colaborar y buscando patrocinadores permanentes.

Celeste tiene la particularidad de tener dos esposas. “En el plantel de Plaza y la selección tenemos a Florencia Núñez, la primera en jugar un Mundial en 2018 y la primera en marcar en un Mundial”, dijo Butín.

Además, la entrenadora de la selección también es mujer, Leticia Rodríguezquien puso su casa a disposición del equipo para que los jugadores no faltaran a los entrenamientos.

Cristian Butín con el balón

A medida que se acerca la Copa del Mundo, Butín tiene mucha fe en el que cree que es el mejor amputado de Uruguay: Franco Mederos. “Tiene 20 años, vive en Montevideo pero es de Colonia Valdense y tiene logros destacados: fue el segundo máximo goleador de la liga argentina, es el máximo goleador del uruguayo y el máximo goleador de la sudamericana”. “Se caracteriza por su actitud futbolística y como persona. Es un jugador superior en estilo de juego a los demás, me atrevo a decir que es uno de los mejores sudamericanos y posiblemente uno de los mejores del mundo, lo que necesitamos ver en la Copa del Mundo”, dijo.

Mientras se preparan para el Mundial, los amputados esperan respuesta y apoyo de la Federación Uruguaya de Fútbol, ​​con quien están en contacto. “Entendemos que la AUF debe estar ahí como fútbol y como selección uruguaya”, dijo el capitán celeste.

Así se juega al fútbol de amputados

¿Cómo jugar? Las claves del fútbol para amputados:

Es obligatorio jugar con palos canadienses.
Se juega con 7 jugadores de fútbol por equipo en un campo de fútbol 7 con porterías de 5 x 2,5 metros.
Los jugadores de campo tienen amputada una pierna y el portero un brazo. Como tiene total movilidad con las piernas, el portero no puede salir del área penal.
Un partido tiene dos períodos de 25 minutos, con 10 descansos y sustituciones ilimitadas.
La pelota no debe tocar las raquetas ya que es una ‘mano’ si el árbitro cree que es su intención.

Leave a Reply

Your email address will not be published.