close
close

El Barça más laureado de la última década | es la liga

Desde jugadores semiprofesionales hasta fichajes de las mejores estrellas. Desde agregar múltiples carreras al rival que todos en la élite quieren vencer. De jugar con gradas casi vacías a vivir tardes mágicas de bandera a bandera. En menos de 20 años, el equipo de fútbol sala del FC Barcelona ha pasado de ser un campo secundario a uno de los referentes de mayor éxito del club. Habiendo ganado la UEFA Futsal Champions League en abril, ya son el grupo con más títulos europeos en la última década. Y si se imponen empezar juego de la Liga Nacional de Fútbol Sala, unas eliminatorias que se podrán seguir en LaLigaSportsTV desde este miércoles concluirán 2022 en un póker histórico por títulos que ha convertido al fútbol sala español y su competición doméstica en un referente mundial.

Cuando ganar el título era “un sueño muy lejano”.

Jordi Torras se incorporó a la sección de fútbol sala del Barça en su juventud en 1996. Tenía 16 años con la ilusión de un culé de toda la vida creciendo en los triunfos del fútbol Sueño equipo de Johan Cruyff. Sin embargo, cuando poco después de su ascenso al primer equipo, se encontró en una realidad distinta a la del mítico conjunto dirigido por el holandés. “A la mayoría de los jugadores no se les ha pagado. Por las mañanas ayudaba a mi padre en la carpintería, por las tardes estudiaba y por las noches manejaba una hora de ida y una hora de regreso. [desde Sant Vicenç dels Horts, a unos 20 kilómetros de Barcelona] entrenamiento”, recuerda. A pocos pasos del Camp Nou, en el Palau, se jugaba un fútbol diferente que la afición ya había olvidado. “Excepto Els Dracs [una peña de animación], que siempre estuvieron ahí, llenamos las gradas de amigos y familiares. A veces ni siquiera llegábamos a 300 personas”.

En ese momento, ganar el título era, en sus palabras, “un sueño muy lejano”. Desde principios de la década de 1990 hasta los primeros dos mil, oscilaron entre las dos categorías principales. Una vez en la cima, lucharon por no hundirse. Y cuando estaban abajo, siempre les tomaba varias campañas volver a levantarse. “Mirábamos con envidia el balonmano, el baloncesto y el hockey porque teníamos menos presupuesto y perdíamos la oportunidad de incorporar fichajes”, concluye el jugador azulgrana.

Plantilla del Barça de fútbol sala en la temporada 2000/01, con Jordi Torras en primera posición en la primera fila, partiendo desde la izquierda.
Plantilla del Barça de fútbol sala en la temporada 2000/01, con Jordi Torras en primera posición en la primera fila, partiendo desde la izquierda.FC Barcelona

A pesar de ser uno de los integrantes de la primera edición de la Liga Nacional, formada en 1989, el club no logró posicionarse en una posición relevante durante un período de crecimiento del fútbol sala: las primeras transmisiones televisivas, la entrada de inversores y patrocinadores, la organización de campeonatos continentales, la creciente presencia de aficionados. En 2003, mientras España se hacía un nombre en el deporte, ganando las Copas del Mundo en 2000 y 2004, Torras decidió hacer las maletas y partir en busca de oportunidades. Pasarían siete años antes de que volviera a casa, donde volvería como uno de los jugadores de referencia del panorama nacional desde 2010 hasta 2014 y donde ascendió al club el pasado mes de mayo, años después de su retirada. Gerente sport, que ahora dirige la sección desde las oficinas.

Construyendo un equipo ganador

El rumbo del Barça empezó a cambiar en la temporada 2006-2007. Un aumento de presupuesto, gracias a la incorporación por primera vez de un patrocinador oficial, ha permitido la llegada del veterano entrenador Marc Carmona y Javi Rodríguez, quien fue nombrado mejor jugador del mundo hace dos años. El éxito no llegó de la noche a la mañana, pero los primeros grandes triunfos llegaron de repente. En 2011, los azulgranas pasaron de solo tres Copas Catalunya y una Recopa en las vitrinas a un triplete -Liga, Copa del Rey y Copa del Rey- que rompió el dominio de los equipos ElPozo Murcia y Boomerang Interviú (ahora Movistar Inter), que se repartían los trofeos de 2002 a 2010.

Este momento de gloria coincidió con la llegada de Sergio Lozano, uno de los jugadores clave en la historia de la sección. El goleador asegura que fichó por el Barça en 2010 para incorporarse a un proyecto de éxito y así ha sido hasta la fecha: tras ser cedido al Caja Segovia la primera temporada, El bufalo -Apodado por su potente remate, explosividad y fuerza física- ha conquistado más de una veintena de títulos, de los que recuerda con especial cariño la primera corona continental de 2012. También en individuales, el ahora capitán de 33 años fue nombrado mejor jugador del mundo en 2013 y fue el máximo goleador de la sección en 2019. Unos galardones que tienen más valor si cabe por las tres lesiones de ligamentos de rodilla que sufrió a lo largo de su carrera. “Cada vez que me caía, me volvía a levantar. Esa es también la mentalidad del equipo”, confirma este madrileño de corazón blaugrana, que ha tenido que adoptar un papel menos ofensivo en la pista por su historial médico.

De la mano de Lozano y de otras figuras internacionales como Wilde, Igor o Fernandao, el fútbol sala ha ido cobrando cada vez más relevancia entre la afición azulgrana. En el penúltimo juego empezar juego En el partido de Liga de 2017, el Palau tuvo un récord de asistencia de 6.923 espectadores. Una muestra de cariño, siempre agradecido por un Lozano ilusionado por el apoyo de la afición y por el tamaño del escudo, que a su vez creaba la presión de ganar siempre y de hacerlo a través de un juego atractivo. Algo que no siempre ha sido posible -tras ganar la liga en 2011, 2012 y 2013 seguidas tardaron seis temporadas en volver a ganarla- por el nivel de una competición nacional que está entre las mejores del continente, como es el muestra el hecho de que desde 2002 solo ha habido cuatro finales de la máxima competición europea sin representante español.

Los jugadores del Barça saludan a la afición en un partido esta temporada.
Los jugadores del Barça saludan a la afición en un partido esta temporada.FC Barcelona
El azulgrana Sergio Lozano en un partido esta temporada.
El azulgrana Sergio Lozano en un partido esta temporada.FC Barcelona

Un relevo para seguir con los triunfos

A partir de 2019, el Barça abrió un nuevo ciclo ganador al proclamarse campeón nacional y continental. Pero este año, 2022, la sección puede firmar uno de los mejores años de su historia. Tras conquistar la Copa de España, la Supercopa y la UEFA Champions League de Fútbol Sala, triunfo en la fase crucial de la liga a la que llega como favorito tras finalizar la fase regular, a 10 puntos del subcampeón, el broche de oro final sería una Temporada en la que solo se ha escapado la Copa del Rey.

Las eliminatorias, que arrancan este miércoles, serán especiales para dos jugadores: el brasileño Leandro Esquerdinha, que se retirará a final de temporada, y el joven Bernat Povill, primer canterano azulgrana que pasa directo a la liga sin previo aviso El primer equipo ascendió al traspaso a otro equipo procedente de la profesionalización de la sección. Apenas había entrenado con los mayores cuando me llamaron para hacer la maleta: ‘Te vas a Riga a la final de la Champions’ [capital de Letonia]’. No podía creerlo”, dice el joven de 20 años.

El jugador de Olesa de Montserrat, a unos 40 minutos de Barcelona, ​​es también uno de los primeros que se ha formado desde pequeño en la factoría azulgrana, que solo tuvo su primer equipo de fútbol base en los años 90 y en los últimos años reforzado por otros talentos formado en el extranjero. Llegado joven, Povill ha pasado por todas las categorías -con facilidades como el transporte que antes no existía-, hasta encontrar un lugar entre la élite, en un vestuario que comparte con los ídolos que admiraba desde muy joven. , a diferencia de pioneros como Torres.

Bernat Povill ha celebrado un gol en un partido esta temporada.
Bernat Povill ha celebrado un gol en un partido esta temporada.FC Barcelona

“Cuando era pequeño, los juegos no se mostraban en la televisión. Empecé en el fútbol y seguí al Barça, y solo después pasé al fútbol sala”, recuerda este último sobre la falta de acreditación y las oportunidades que tienen hoy los niños en edad de formación.

Finalizada su segunda etapa como jugador, Torras está encantado de volver al club de su vida con las características de Gerente Gerente General y de Cantera. En su opinión, el Barça se ha dotado de una estructura y una profesionalización que nos permitirá ver surgir cada vez más talento que ha crecido en casa. También a nivel nacional, está observando un número creciente de niños y niñas que ingresan a un deporte que parece tener futuro. “En mi época, los brasileños eran muy populares en los equipos. Ahora los equipos se reforzarán con jugadores de aquí. Esa es una señal de que algo ha cambiado”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.