close
close

El Atlas apunta al bicampeonato de la Liga MX en detrimento del Pachuca

Julián Quiñónes celebra uno de los goles ante Tigres en las semifinales de la Liga MX junto a José Abella.
Julián Quiñónes celebra uno de los goles ante Tigres en las semifinales de la Liga MX junto a José Abella.Miguel Sierra (EFE)

En Guadalajara quieren despertar al Leviatán. El Atlas, el equipo que vivió una de las peores rachas del fútbol mexicano, utiliza el fútbol romántico para pretender ganar el bicampeonato. En diciembre pasado rompieron un récord de 70 años sin ganar un título, ahora están de vuelta en una final y enfrentan a Pachuca. Los rojinegros quieren confirmar la manida frase de que los años de gloria vienen tras una larga racha de mala suerte.

El menos probable es el fútbol mexicano. Si un equipo, por ejemplo América, estuvo en la lona en la primera mitad del campeonato, puede ascender a la liga en las etapas finales e incluso ganar la liga. Esto, más que sorprender, se ha vuelto habitual con un partido de fútbol que se divide en dos torneos cortos para cada temporada. Cada seis meses hay fiestas y títulos. Los procesos de los entrenadores y de los jóvenes talentos tienen que correr contrarreloj. Con apenas ocho partidos y un vestuario lesionado, el propio América despidió al argentino Santiago Solari, aunque les dio un par de torneos estables, aunque sin gloria. Fernando Ortiz se quedó en su sitio, un nuevo entrenador que supo ganarse a los futbolistas para llevarlos del penúltimo al segundo puesto Semifinales donde perdieron ante Pachuca.

Había cierta estabilidad con Atlas. El semestre pasado ganaron su segunda Liga MX ante León en un partido que tensó los nervios de la afición rojinegra al punto de la tanda de penales. El equipo de Diego Cocca mantuvo el buen ritmo del torneo hasta alcanzar el tercer puesto de la tabla. Por lo general, en México, el campeón tiene una bajada de rendimiento. Solo dos equipos se han convertido en dos veces campeones: los históricos Pumas de Hugo Sánchez en 2004 y León en 2013-14.

Los Rojinegros derrotaron a Chivas en cuartos de final (3-2 en el global) y derrotaron a Tigres (5-4) en semifinales en una reñida serie que los vio ganar con un penal en el último minuto. Para agregar al drama, los Cats tenían una alineación inapropiada debido a la cantidad de extranjeros en el campo. Los de Atlas se sienten imparables y muy cerca de un segundo trofeo después de pasar décadas como una burla en México.

Erick Sánchez, jugador del Pachuca de 22 años tras anotarle al América.
Erick Sánchez, jugador del Pachuca de 22 años tras anotarle al América.David Martínez Pelcastre (EFE)

Del otro lado está Pachuca, el único equipo que ha ganado un título internacional para México: la Copa Sudamericana en 2006. Los Tuzos fueron los mejores del torneo regular con 12 victorias, dos empates y tres derrotas. En cuartos de final eliminó al Atlético de San Luis, el hermano mexicano del Atlético de Madrid (5-4). En semifinales superó al América (4-1 en el global) gracias a un equipo fusionado que combina la experiencia de extranjeros como el portero Óscar Ustari y el extremo Romario Ibarra, internacional por Ecuador, y el colombiano Avilés Hurtado. A ellos se suman mexicanos de mucha experiencia como Víctor Guzmán, Érick Sánchez y Luis Chávez.

La final entre Pachuca y Atlas será un partido sin precedentes en México. El club tapatío tiene dos títulos de liga (1950-51 y 2021), mientras que los Tuzos apuntan a su séptima estrella (1999, 2001, 2003, 2006, 2007 y 2016). El partido de ida se lleva a cabo este jueves 26 de mayo en el Estadio Jalisco y el partido de vuelta el domingo 29 de mayo en el Hidalgo.

Suscríbete aquí para Boletin informativo de EL PAÍS México y obtén todas las claves informativas de la actualidad de este país

Leave a Reply

Your email address will not be published.