close
close

Descifrando el formato de ajedrez que acaba en el fútbol europeo

Federico Marín BellónFederico Marín Bellón

Actualizado:

Guardar en la computadora

Entre la Superliga Europea por la que apostó Florentino Pérez y la actual Champions, la UEFA se ha sacado de la manga del ex portero Edwin Van der Sar, su principal ideólogo, un nuevo formato de competición. Se aplicará a partir de la temporada 2024/25 y supondrá una revolución cuando se confirme, inspirado en el sistema suizo, que se ha utilizado en el ajedrez durante décadas. El nuevo modelo permite que 36 en lugar de los 32 equipos anteriores participen desde el principio. Un número aún mayor sería ideal, al menos desde un punto de vista matemático. La UEFA está a tiempo de conceder o doblar la apuesta.

La buena noticia es que el sistema suizo, si se usa correctamente, es justo y puede acabar con algunas sospechas, por ejemplo sobre la posible existencia de las llamadas “bolas calientes” ya que no hay sorteos.

La mala noticia es que, como advierten los expertos, la puerta a los chanchullos será aún más grande a menos que todos los detalles estén establecidos con firmeza de antemano. Dos jueces internacionales de ajedrez y tres grandes maestros Explique las ventajas y desventajas del nuevo modelo.

Por cierto, no es la primera vez que el fútbol imita al ajedrez. Desde junio de 2018 la fifa utiliza una variación del sistema Elo para elaborar su Ranking mundial por paísDe momento sin mayores contratiempos. Españaactualmente ocupa el séptimo lugar en las listas de hombres y mujeres.

Clave del sistema suizo

En primer lugar, conviene aclarar en qué consiste el sistema suizo, que fue aprobado por el Comité Ejecutivo de la UEFA el pasado mes de abril con la idea de que exista una más coincidencias, principal fuente de ingresos. Se llama así porque se utilizó por primera vez en el Torneo de Ajedrez de Zúrich 1895. Tomó tanto tiempo porque te permite organizar competencias con docenas de jugadores o equipos (incluso cientos) y obtener un ganador justo en solo unas pocas rondas. Por lo general, se celebra el 8 o el 9, pero a menudo el 6 es suficiente.

Los futuros campeones contarán con 36 clasificados, todos agrupados en un solo grupo. Evidentemente celebrar una liga entre ellos es imposible ya que tardaría 35 días (o 70 si se juega a dobles). El sistema suizo permite el milagro de lograr una clasificación final razonable después ocho juegos contra ocho rivales diferentes. Son dos partidos más de los seis de la actual fase de grupos, con la particularidad de que siempre se juegan contra rivales diferentes; no hay duelos de ida y vuelta.

Las preguntas se siguen acumulando, excepto para los ajedrecistas que están más acostumbrados al formato. ¿Quién interpreta a quién, dónde y por qué? Esto, que parece lo más complicado, lo resuelve el sistema suizo sin pestañear.

Que primera ronda es la más sencilla: Los mejores equipos de la lista del ranking se encuentran con los de la segunda mitad de la tabla. Para la UEFA, el Bayern es actualmente el primero y el Madrid el cuarto, a pesar de su reciente victoria en la Liga de Campeones.

En el cual segunda vuelta y siguientes Los equipos con el mismo número de puntos se enfrentan. Hay que determinar, eso sí, si la victoria vale tres puntos, dos o uno, como es habitual en el ajedrez donde las tablas cuentan medio punto. En cualquier caso, la idea es la misma: En cada ronda se emparejan los equipos con el mismo número de puntos. Por ejemplo, después de tres rondas hay un máximo de 5 equipos con tres victorias. Otros tienen cero puntos. Todo tipo de combinaciones caben en el medio: dos victorias y un empate, dos victorias y una derrota, una victoria y dos empates, y así sucesivamente.

Una de las ventajas del sistema es que habrá partidos interesantes desde los primeros compases. También se verá cada vez con más frecuencia a medida que avanza la competencia. atractivos duelos entre los mejores. En cuarta vuelta o incluso antes, por ejemplo, sería posible un Real Madrid-Liverpool, que luego podría repetirse en la final.

Los equipos más débiles, si no sorprenden, se quedan atrás y también juegan unos contra otros. Por eso, el hecho de que participen muchos más equipos no es un obstáculo. La competición, como un maratón, vuelve a poner a cada uno en su sitio.

siguiente etapa

Al final de las 8 rondas programadas, los ocho equipos con más puntos avanzan a la ronda eliminatoria. Los clasificados entre el puesto 9 y el 24 juegan un partido de ida y vuelta. De ahí salen los otros 8 equipos que jugarán octavos de finalcon la misma dinámica de siempre.

¿Se juega en casa o fuera? Es el equivalente a jugar con blancas o negras en el ajedrez. El secreto es alternar tanto como sea posible. En cualquier caso, cada equipo deberá haber disputado cuatro partidos en su estadio y los cuatro restantes como invitado.

¿Qué opinan los expertos?

Aparte de la complejidad del formato, que inicialmente levantará algunas sospechas, lo más importante es determinar si el sistema es justo. el gran maestro paco vallejo, número 1 en España, tiene una visión pragmática: “No existe la justicia absoluta infinita, se trata de hacer un formato entretenido”. “El sistema suizo me parece muy correcto”, añade su colega David Antónlo que subraya la necesidad de que la clasificación inicial se haga bien.

Otro gran maestro de primera clase, julen arizmendiPiensa que el sistema suizo “cumple muy dignamente su papel”. “En el caso de la Champions, donde hay 16 plazas por decidir, se puede combinar bastante bien la justicia deportiva con el elemento de los imprevistos que gusta a los espectadores”, añade.

Los expertos en arbitraje, que se ocupan a diario de sutilezas y excepciones, advierten de algunos problemas que pueden surgir. ludwig blasco, con experiencia en varias Olimpiadas de Ajedrez, tiene claro que la UEFA debería primero “explicar bien los detalles”. Primero los emparejamientos del sistema suizo se puede hacer con un programa de computadora o a mano (aquí se dispara la imaginación). “Cuando usan programas no son todos iguales y hay distintos criterios”, añade.

“No es lo mismo empezar a emparejar desde arriba o desde abajo. Hay ciertos riesgos. Tal vez deberían crear un programa especial para el fútbol. No creo que lo hagan a mano porque muchas cosas pueden pasar ahi. Cuando vamos a seminarios de árbitros, muy pocas veces dos árbitros se ponen de acuerdo en todo el binomio. Puede haber cosas sospechosas.

Se necesitan más equipos o menos rondas

Otro problema es el número de rondas. 8 partidos para solo 36 equipos parece demasiado para los expertos. “Hay un claro riesgo de que haya competidores que estén muy lejos en el ranking en los últimos dos días”, explica el árbitro internacional. Ismael Nieto. “Eso puede ser un problema porque puede haber casos en los que un equipo juega muy poco y otro mucho”.

Blasco pone un ejemplo concreto: “Estuvimos hace poco en mi Club 24 y jugamos nueve jornadas. El primero que tenía 7 puntos acabó jugando con otros 4. Para el primero es muy fácil y al otro lo matas porque con un rival de su nivel tendría más posibilidades de entrar en la clasificación. Esto sucede porque con tantas rondas, los equipos con más victorias ya se han enfrentado entre sí y hay que buscar rivales de otros grupos en el último partido. Algo similar sucede cuando hay equipos impares en un grupo de clasificación. Uno debe enfrentarse a otro con una puntuación diferente.

Todos estos se llaman ‘flotante’Jugadores o equipos que Julen Arizmendi también ve de riesgo: “Siguen provocando desequilibrios y es difícil evitar que jueguen contra equipos inferiores en la mitad de la tabla, que además ya no juegan”.

Otro problema donde coinciden varios es que en la última ronda se logran resultados pactados. Para disminuir la tentación, Nieto sugiere varias soluciones. “Tenemos que estudiar la opción Haz algo diferente con la corbata.: En el ajedrez, las tablas son un resultado natural y difícil de solucionar, pero en el fútbol se pueden evitar con la prórroga e incluso con los penaltis o con el resultado 3-1-0. En definitiva, se trata de dificultar que el sorteo se convierta en un resultado óptimo para los dos equipos en disputa. Paco Vallejo no está del todo de acuerdo con los tres puntos de la victoria: “No es del todo justo. Se hace para fomentar el juego agresivo, pero puede haber una jugada maravillosa que termine 3-3 y solo se llevan un punto cada uno.

David Antón está de acuerdo en que es demasiado probable que un empate en la última ronda sea suficiente para que muchos entren en el top 16, aunque este riesgo se minimiza si solo se puntuan directamente los 8 primeros. Su conclusión es similar: “Con más equipos, funcionaría mejor si quisieran dar 8 vueltas. No hay un sistema perfecto y creo que en general está bien”, concluye.

Desempate en el sistema suizo

Otro aspecto importante es la forma en que se deciden los desempates entre equipos que terminan con los mismos puntos. El viejo “Gola Promedio” no sería tan justo ya que cada equipo se enfrenta a otros rivales. Sería lo más fácil, pero permitiría que alguien se clasificara solo porque tuvo al oponente más fácil en la primera ronda, donde una victoria puede ser crucial al final.

“Con tan pocos participantes, yo diría que la buchholz Eso es mucho más justo que los goles, que lo veo más adecuado como segundo desempate”, dice Arizmendi. De hecho, los sistemas matemáticos relativamente complejos se utilizan a menudo en el ajedrez, como el Buchholz mencionado anteriormente, el Sonneborn-Berger y otros derivados. Se basan en contar la fuerza de los rivales a los que se enfrenta cada jugador. No es lo mismo conseguir 5/8 puntos contra los mejores equipos que contra equipos teóricamente más débiles.

El sistema progresivo es más sencillo y consiste en sumar los puntos que tiene cada equipo en la Ronda 1 más los puntos que tiene en la Ronda 2, y así sucesivamente. Esto premia a los equipos que empiezan la competición como un tiro sin especular con remontar en las rondas finales. En este sentido existe incluso el conocido Tácticas de submarinos, que consiste en llegar a la última ronda un poco por detrás de la cabeza con la idea de enfrentarse a un rival no tan fuerte en el partido decisivo. No siempre funciona, por supuesto, pero aquí es donde el Villarreal podría tener una ventaja si se permite la broma.

La ventaja de Buchholz es que, dada su complejidad, “los posibles empates que se acordaron en la última ronda serían más arriesgados”, añade Arizmendi. La desventaja es que costaría más explicar el sistema a los legos.

El sistema suizo, en cambio, tiene tantos años de experiencia que tampoco debería traernos demasiadas sorpresas. El US Open se juega de esta manera desde la década de 1940 y los campeonatos de España se han regido por sus reglas durante años. En nuestro país también existen torneos mixtos que permiten una clasificación final absoluta y otra femenina. Hombres y mujeres juegan en el mismo grupo. Esto permite por ejemplo María Eizaguerri es la actual campeona de España absoluta y femenina sub 18, pero también suscita otro tipo de polémicas. La idea es tan versátil y compleja.

Los ves
Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.