close
close

De promesa futbolística a la cárcel: el caso de Ezequiel Cirigliano

Los días felices y las sonrisas tímidas de los triples campeonatos de ligas menores y la participación en los Panamericanos, Sudamericanos y Mundiales con las selecciones juveniles Sub 17 y Sub 20 eran algo lejano, olvidado. Las vivencias de Emiliano Dibu Martínez y Nicolás Tagliafico, dos nombres que estarán presentes en el Mundial de Qatar 2022, serán un recuerdo, momentos que la memoria atesorará para siempre, aunque la realidad descubra que están envueltos en drama, crimen, la depresión está envuelta… Ezequiel Cirigliano Tenía las condiciones futbolísticas para convertirse en el sucesor de Javier Mascherano en River y en Argentina, pero el miedo y la opresión de su vida fuera de las canchas le impidieron convertirse en ese jugador de élite: este lunes fue detenido por policías bonaerenses en Caseros. Trató de cometer un robo.

Las estadísticas señalan que debutó a los 18 años en el primer río, en Tucumán y ante el Atlético. Leonardo Astrada era el director técnico y este partido, el 10 de abril de 2010, fue el último partido que el técnico puso a cargo del equipo: el entonces presidente Daniel Passarella lo despidió vía telefónica luego del empate 0-0. La campaña no fue buena y el resultado de esta película fue peor, con el descenso a la Primera B Nacional, siguiendo la serie con Belgrano -fue titular en el partido del Córdoba y suplente en el Monumental- por el ascenso.



Cirigliano debutó en el mediocampo junto a Matías Almeyda, que le doblaba la edad, quien lo contaba entre sus favoritos como entrenador: si bien no ingresó en la zaga como titular, tergiversó la historia y se ganó el puesto. La presencia de Leonardo Ponzio en la segunda mitad de este torneo volvió a ponerlo por la ventana, aunque el capitán siempre animó a este joven que resultó ser crack: “Me puedo volar el pecho, juego con el futuro número 5 de la elección”, dijo.

Los premios captaron rápidamente el interés de varios clubes de toda Europa. Los dos equipos de Manchester, City y United, estaban en la lista, pero también Napoli de Italia y Barcelona B de España. El fútbol era una forma de escapar de una realidad que le pesaba, le golpeaba y de la que no podía escapar: la depresión. El entorno familiar trató de amortiguar los golpes, pero fue insuficiente, y la detención de su padre Adrián por tráfico de drogas en Italia provocó una gran crisis en un joven que arrastraba sus sinsabores en silencio.

Ezequiel Cirigliano (14) con River Plate en el Clausura 2011. Foto cortesía.

La oportunidad de emigrar a Hellas Verona (Italia) no lo hizo dudar: el agente Walter Tamer, el mismo que alguna vez tuvo a Mascherano, enmarcó la negociación que desencadenó una cesión por una temporada. La venta de Jorginho al Napoli le abrió un hueco en la formación, aunque la actuación nunca llegó a ser brillante; Una fractura en la mandíbula superior también comprometió su actuación y el grupo hizo que los fanáticos pasaran del encanto a la decepción.

Regresar a Núñez en junio de 2014 luego de cumplir con el encargo no fue fácil, aunque Marcelo Gallardo -quien acababa de asumir el DT- lo quería para su estructura. El plantel viajó a Miami para realizar la pretemporada y el jugador no formó parte de la delegación luego de generar un conflicto con la dirigencia que encabeza Rodolfo D’Onofrio. El deseo del jugador chocó con el de los responsables del club: Cirigliano pretendía volver a Italia y el presidente, que formaba parte del grupo que preparaba el títere. La única salida de River era pagar la cláusula de rescisión, aunque Hellas Verona no pudo pagar el dinero que estaba en los papeles. “Si no se da cuenta de que es un profesional y que está en River, Cirigliano acabará siendo el jardinero del club”, dijo D’Onofrio una vez que el conflicto había tomado un camino de no retorno. Se quedó en River, entrenando en privado y luego con la reserva. La depresión se había apoderado del futbolista, que tenía el deber contractual de entrenar a pesar de no tener fuerzas para asumir la responsabilidad.

Llegó el indulto, la vuelta a los ensayos con el equipo profesional, pero un episodio provocó el quiebre definitivo y por el que ya no salió de las reflexiones de Gallardo: en febrero de 2015 fue detenido por conducir ebrio, sin registro y por resistirse a las autoridades. El Muñeco lo apartó del grupo y ya no entrenó en el club. Ya nada volvería a ser igual, la línea descendente empezaría a tomar el relevo y el viaje futbolístico se asemejaría al de un nómada. Dallas FC, de la Major League Soccer, el primer objetivo, aunque la aventura duró apenas seis meses; Tigre fue el siguiente retador, pero en el matador solo disputó seis partidos. De regreso de la cesión, River le dio libertad de acción.

Firmó con Atlético Tucumán, donde no completó los 90 minutos en tres partidos. La estadía en el Jardín de la República comenzó de la peor manera: su padre, quien lo acompañó en el desafío, falleció luego de cuatro días de internamiento en un sanatorio de San Miguel de Tucumán. “Me dejaste viejo, que injusto es todo. ¡Gracias por acompañarme en todo! ¡Amandote! Que en paz descanse”, escribió Ezequiel en las redes sociales.

La Segunda División de México lo redescubrió cuando jugó 75 partidos en dos años en Zacapetec, la mayor parte de su carrera profesional en un club. San Luis Quillota de Chile lo tuvo como respaldo y ahí marcó su único gol. Sin embargo, los compañeros lo observaron como un chico introvertido que cambiaba radicalmente cuando lograba soltarse. En ese momento recibió una llamada de un club de la MLS, pero el entusiasmo se convirtió en desilusión: Cirigliano recibió palabras halagadoras en su oído e incluso comenzó a buscar una casa, pero no hubo un acuerdo final y no solo consiguió una de fútbol. Cancela la salida de su pareja, lo que lo vuelve a sumergir en una profunda crisis.

Se mudó a Mendoza en 2021, pero Godoy Cruz tampoco fue la solución: un partido ante Rosario Central es todo su palmarés con el conjunto tombino. En el inicio del presente curso se incorporó al Albalonga de la Serie D de Italia, donde disputó dos partidos. Los intentos de restablecerse en el fútbol no tuvieron éxito: las condiciones se mantuvieron, el rendimiento se volvió cada vez menos productivo y las relaciones se oscurecieron.

A sus 30 años (nació el 24 de enero de 1992) no supo encauzar su carrera. Los golpes de la vida y las malas decisiones lo acorralaron hasta que inició un triste capítulo: Vestido con camiseta del Paris Saint Germain, pantalón con el escudo de Boca, campera Adidas negra y Nike blanca -En tenis, fue detenido por policías con una 9mm arma de fuego, con once cartuchos intactos en el cargador y uno en la recámara, luego de allanar una casa.

Table of Contents

etiquetas:

Leave a Reply

Your email address will not be published.