close
close

Cartaginés toma un respiro económico con la gran final del campeonato de fútbol

Que Club Deportivo Cartaginés jugará de nuevo Gran Final Nacional de Fútbol este 3 de julio después de no haber tenido esa oportunidad durante nueve años. La oportunidad de levantar un título de campeonato contra liga deportiva alajuelense es un hito deportivo para el tradicional club de la “vieja metrópoli”, que no gana un campeonato desde 1940; pero también un respiro para sus arcas, que sufrieron más los efectos de la pandemia.

Se estima que el club blanquiazul perdió unos 180 millones de yenes con la llegada del COVID-19 FE del presidente cartaginés, leonardo varga.

Ahora el equipo solo pudo llenar ese hueco vendiendo boletos para la final de dobles ante Alajuelense: la final de octavos se disputará el 26 de junio y la gran final del campeonato prevista para ella 3 de julio.

La serie contra la liga incluye dos juegos en casa que no fueron presupuestados por Misty, pero que ahora les permiten acceder a una importante inyección de recursos en momentos complejos.

La presidencia cartaginesa no se lo podía permitir FE una recopilación de datos consolidada del primer partido de la final contra Alajuelense, ya disputado; No obstante, se pueden hacer estimaciones para medir las cantidades que apostará Cartaginés en ambas finales.

Si a las 7.000 entradas por partido que suele colocar el cuadro cartaginés como mínimo por partido (según comunicados de prensa) se le multiplican las cantidades mínimas cobradas por las entradas para ambos partidos de la final; entonces tendríamos que estar hablando de ingresos de más de ¢84 millones en el primer juego y ¢140 millones en el segundo.

La entrada más barata para la final de la segunda ronda ya jugada se vendió en ¢12.000; mientras subía la cantidad ¢20.000 antes de la gran final del 3 de julio.

El presidente Leonardo Vargas aseguró que el club presupuestó que el equipo jugara las semifinales del torneo, como finalmente lo hizo; pero que Jugar la final fue un premio adicional.

“Nunca más planeamos eso porque sabemos que es una situación más complicada”, dijo, quien fue consultado.

Pérdidas cartaginesas de 180 millones de yenes durante la pandemia son fáciles de entender si se tiene en cuenta que todos los equipos de fútbol de primera división dejaron de generar ingresos por la venta de entradas entre marzo de 2020 y noviembre de 2021. Durante este tiempo, tuvieron que mantener sus estadios completamente cerrados y luego difícilmente pudieron reabrir gradualmente durante el torneo en curso, que alcanzó su punto máximo hasta marzo de este año.

“Ya teníamos un presupuesto, específicamente para el 2020, y como resultado de la pandemia, teníamos contratos que teníamos que cumplir y un montón de cosas que se acumularon en un déficit bastante importante”, señaló Vargas.

Además de cubrir el déficit causado por la pandemia, parte del dinero de la final contra Alajuelense se destinará a pagar otros compromisos del club, el costo de los juegos en sí y los premios que se deban pagar por los goles logrados, según el institución.

El periódico La Nación publicó el pasado mes de agosto sobre la difícil situación de endeudamiento del Club Sport Cartaginés. El club incluso tuvo que evitar una subasta de su estadio en septiembre José Rafael “Fello” Meza Ivancovich.

El presidente Vargas comentó por esta obra que el equipo aún debía $2.6 millones de $5 millones de un fideicomiso generado en 2017 y que eso provocó la situación del remate, entre otras cosas.

Esta deuda persiste, según explica el máximo responsable del club centenario FE; sin embargo, se ha reducido. El titular de la institución aseguró que actualmente el monto principal de la deuda es de $2,3 millones y que se han tomado las medidas para pagar los intereses a tiempo.

Desafortunadamente para el club, la taquilla final no podrá contribuir mucho a esto.

Sin embargo, los ingresos adicionales son un alivio para no aumentar los compromisos de la asociación de una manera más voluminosa. Además, la participación en la final se beneficiará de la venta de productos oficiales y la selección blanquiazul también esperará beneficiarse de los honores de clasificación de Costa Rica de la FIFA. Mundial de Catar 2022.

“Todo esto nos ayudará a recuperar las pérdidas más rápido de lo que pensábamos”, concluyó el directivo.

Los Misty ya encontraron el éxito en el torneo de verano de 2013, la última vez que Cartaginés llegó a una final de fútbol nacional contra el Club Sport Herediano recaudar ¢83 millones (alrededor de ¢102 millones en colones de 2022 cuando se actualice el monto por inflación).

Las entradas para las finales suelen venderse a un precio más alto, ya que se trata de eventos de mayor interés que requieren mayores inversiones por parte de los clubes. Por tanto, el dinero que generan suele ser mucho más significativo que el del resto de juegos regulares por fases.

por ejemplo el Unión Nacional de Clubes de Fútbol de Primera División (Unafut) informó el 10 de junio del año pasado que las brumosas registraron 76,1 millones de yenes en taquilla con 11 partidos como locales en la etapa regular del actual torneo Clausura. Ahora, con los recursos de semifinales, finales de etapa dos y grandes finales, ese récord se multiplicaría de tres a cuatro veces.

La final podría ser un logro deportivo para un club que ha esperado más de 80 años para reclamar nuevamente el título nacional; Pero aunque no acabe con esta racha de un año, es puro oxígeno para las finanzas del club, que acaba de cumplir 116 años y quiere más.

Leave a Reply

Your email address will not be published.