close
close

Carlos Sisi: “Seguro que si hubiera ido a Planeta con los zombis, me habrían dicho que estaba loco de la cabeza”

“Hay un rumor generalizado de que tengo negros. cosa que me halaga y se burla de mi«

“Si pudiera escribir historias y tuviera un milli vanilli, alguien guapo o bonito, que obtendría la fama, las publicaciones en Facebook, las fotos, los elogios…”

Carlos Sisi (fuente: https://loscaminantes.net)

Sus Caminantes iniciaron con paso firme un camino que aún hoy recorre. Que zombis molan, y Carlos Sisi se subió a esa ola antes de que el género se pusiera de moda. Cuando empezó a contar historias de muertos vivientes, casi nada estaba escrito, pero vio un nicho de mercado sin explotar. Consiguió el billete ganador y desde 2009 no ha dejado de publicar historias al respecto. zombis, ciencia ficción y, por supuesto, fantasía clásica al estilo de Tolkien. Sisi, un veterano ya en las trincheras Celsius, charla con mi Gijón sobre monstruos, sobre su trabajo y, halagado por el rumor de que tiene negros escribiendo para él, desmiente: “Mis editores me dicen, ya debería dejar de escribir muchos títulos”. ”.

Hace veinte años parecía una locura escribir una novela de zombis y, sin embargo, has construido una buena parte de tu carrera con ellos.

Había un nicho y nadie lo sabía. Estoy seguro que si voy a Planeta con él zombisMe habrían dicho que estaba loco de la cabeza. De hecho, el grupo de Facebook originalmente se llamaba Los Caminantes Novela de Terror. no me atrevía a decirlo zombis porque no era normal. Lo estrené en 2009, pero el otro día la fecha de registro era 2007. En ese momento, aunque me di cuenta, no había mucho material. Fueron las pequeñas editoriales las que se dieron cuenta de que allí había un nicho. luego vino la moda zombi Literatura, se editaba mucha más, importada del exterior… Pero lo hice porque me gustaba el cine, ya no es un secreto. Quería escribir sobre algo y no sabía qué. Si King puede escribir sobre vampiros, es uno de ellos. zombis

¿Todo el cine sórdido que contó estas historias hizo mucho daño a la fantasía, el terror y la ciencia ficción? Hasta hace poco parecían géneros de baja calidad, y ahora está en la cima de la ola.

Los fanáticos de Ultra comenzamos a escribir sobre eso. zombis, y luego otros escritores vieron que había potencial para atraer lectores. No puedes simplemente escribir sobre lo que te gusta. Eso está muy bien dicho, pero en la práctica es un poco largo. Tiene que haber un equilibrio entre lo que quieres escribir y el público objetivo.

Hice lo que quise porque no tenía intención de soltarlo. Curiosamente, es una de mis novelas más vendidas, he escrito mucho desde entonces, pero a la gente le gusta. zombis ha puesto la novela en sucesivas ediciones, su traducción al francés y al inglés, etc. Le doy a la gente un poco de lo que pide. Eso me da una gran satisfacción. Por ejemplo, no había planeado escribir la Saga Roja. Pero después de publicar cosas en Facebook, la gente comenzó a preguntarme cuándo saldría esta novela. No era una novela, sino fragmentos. Así que le pregunté: ‘¿De verdad quieres una telenovela? zombis?”, y esta publicación alcanzó los 3.000 me gusta. Y eso me inspira hasta el día de hoy. Son las personas las que me impulsan a escribir. Somos como cachorros que ruedan boca abajo para ser acariciados.

Si lo piensas con frialdad, podría ganar mucho más dinero haciendo cualquier otra cosa relacionada con esto que antes de escribir, que era en el mundo de la informática. Pero este sentimiento del Creador es sublime. Es adictivo. Poderoso. Y cuando publicas en Facebook que has escrito una novela y alguien te dice que la ha leído, eso me gusta, esa sensación te hace decir: voy a escribir otra. Cualquiera que diga que no, está engañando.

Es un poco un alimento para el ego, ¿no?

Nos gusta todo el mundo. Por eso nos peinamos, compramos ropa, nos vestimos, nos afeitamos… Está en todo lo que hacemos. Ya lo ha dicho Bukovski: “Todo lo que hacemos es joder”, reducido a la máxima expresión. Bueno, los mismos autores. El escritor que se atrinchera en escribir lo que quiere y no me importan los demás, no lo creo. Será que me gusten, que gusten mis libros, que lleguen a la gente.

zombi Además, su catálogo contiene ciencia ficción y fantasía clásica al más puro estilo Tolkien. ¿Estás huyendo de escribir? ¿Cómo se puede cambiar tanto el registro?

Para mí es necesario, yo mismo me aburro si no lo hago. Estuve involucrado con Rojo durante un año, con el zombis y la forma de hablar de los personajes americanos, que tienen una psicología diferente, una forma de pensar diferente, reacciones diferentes… Después de trabajar tanto tiempo en esta obra, se siente como un cambio. Es como tomarse unas vacaciones de tres semanas en las montañas e ir a la playa a cambiar un poco. No podría escribir terror toda mi vida. No quiero asustar a la gente. Quiero contar historias. Para mí, las historias de Fantasía son vacaciones espirituales. Es un alivio, estoy feliz.

¿Cómo construyes tus novelas?

Improviso mucho. Hay otros autores que lo planean todo. Siempre digo que soy el primer lector de mis libros, lo disfruto. Yo mismo noto que cuando los personajes hablan mucho, es una fase de transición… Bueno, en ese momento, mi cuerpo me está pidiendo un poco de acción. Por eso mis libros son bastante corales. Mis personajes siempre están listos para usar. Los estaciono y tomo otro según sea necesario.

Es curioso cómo cada autor aborda una novela de una manera tan diferente.

Supongo que es por cómo funciona la mente de todos. Soy muy artística, muy desordenada. No me gusta planear nada. Creo que es porque la vida me ha enseñado que las cosas muy planeadas terminan desmoronándose y luego surge una especie de desilusión. También al viajar. No puedo planificar un viaje que diga: “Tengo que llegar aquí y tomar un avión que me lleve allí e ir a un museo ese día”. Entonces el vuelo se retrasa, el museo cierra los miércoles y al final no haces nada. En cambio, cuando todo es una sorpresa, vas por la vida y encuentras cosas. Al final tienes un buen día. Y las novelas también. Me vuelvo muy rutinario cuando sé lo que va a pasar. Termino describiendo las cosas como un trabajo. Si no lo sé, les doy más vida.

Eres uno de los Celsius veteranos, cuantos has tenido y que tiene? Porque todos ustedes van a volver…

Creo que cinco. Es un poco Avilés, el cambio de temperatura, la reunión de amigos, el buen trato que nos da Cristina Macía y su equipo… Todo es muy pequeño, se ve a todo el mundo pasar. son vacaciones

¿El formato del festival en sí filtra un poco? Al final, el escritor cercano ama el Celsius.

Quizás. También es el trato de la gente del norte. Existe el mito de que la gente del sur es muy familiar, muy cercana y abierta. Mi experiencia es que la gente aquí es muy agradable y muy cariñosa. Hay veces que viene gente y te da un libro para que se lo dediques y ya está firmado y te quieren ver un rato, sacarte una foto. Aquí se negocia mucho. Hay otras firmas que son muy largas, el hombre se sienta lejos… Aquí hay roces, hay abrazos. Te pillan por la calle y te piden que les firmes algo y te invitan a una copa. Está bien, es diferente.

Al fin y al cabo, hay escritores a los que les encanta escribir y escritores a los que les encanta ser escritores.

Confieso que sueño con ser uno escritor fantasma. A ver si alguien se fija en mí y me sugiere algún proyecto. Lo que me gusta es contar historias. Soy muy hogareña, no me gusta salir. Quiero sentarme y contar historias. Aunque me gusta el contacto con la gente, es agotador. es abrumador Prestas demasiada atención. Si alguien te detiene y te pide disculpas o te agradece… tengo que decir gracias. A los escritores nos encanta que nos detengan para pedir autógrafos. Pero todo esto está agotado. Si pudiera escribir historias y tener un milli vanilli, alguien guapo o bonito y hacerse famoso, las publicaciones en Facebook, las fotos, los elogios…

Como Alejandro Dumas y sus negros…

Bueno, hay un rumor común de que tengo negros. Algo que me halaga y me hace reír. Es bueno que alguien piense que mi nombre tiene suficiente poder para tener ese atractivo literario cuando mis editores en realidad me dicen que me detenga, ya que escribo muchos títulos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.