close
close

Aseguradora condenada a pagar cobertura de seguro automotor por robo de vehículo sufrido por cliente, dictamina Juzgado de Primera Instancia de Calama.

El juzgado de primera instancia de Calama ha hecho lugar a la acción de ejecución ejercida contra la aseguradora BCI SEGUROS GENERALES por una persona que fue víctima del robo de un vehículo.

Cuenta el actor que una tarde mientras conducía su vehículo a su casa, en un semáforo, fue víctima de una trampa tendida por otro automóvil, de la cual salieron dos personas que mediante amenazas lograron quitarle su camioneta, además de robando algunas posesiones y documentos que llevaba consigo. Por ello, se dirigió a la comisaría más cercana para hacer la denuncia correspondiente y luego fue escoltado por un oficial de Carabineros a un establecimiento de salud para revisar si tenía lesiones, de las cuales salió antes de ser atendido para revisar su vehículo.

Luego se dirigió a la oficina de la aseguradora con la que había contratado un seguro de automóvil contra hechos como el robo que sufrió, la suma asegurada para esos hechos reflejaba el valor comercial del camión.

Agrega que luego de entregar todos los documentos, la compañía de seguros decidió rechazar su solicitud, al señalar que la declaración y los documentos presentados contenían una serie de inconsistencias e imprecisiones en cuanto a la ubicación del robo y el número de delincuentes. que violaría el contrato, en particular la obligación de probar la ocurrencia del daño y presentar verazmente sus circunstancias y consecuencias.

De ello derivó una reclamación de cumplimiento obligatorio del contrato de seguro con indemnización por pérdida total del vehículo e indemnización por daños inmateriales por incumplimiento de contrato.

La aseguradora no respondió a la demanda y permaneció en mora durante todo el proceso.

Si bien el juez de instrucción consideró que los relatos del actor ante carabineros y la aseguradora contenían inexactitudes, en ningún caso tienen la relevancia suficiente para deducir la solvencia del hecho.

A continuación, en cuanto al lugar del robo, el juez señala que todas las calles señaladas por la actora en los distintos informes están muy próximas entre sí, por lo que es muy posible que una persona experimente el susto y el estrés de ser asaltado, haciéndolo Be absolutamente claro en la intersección exacta donde ocurrió el robo.

Para el tribunal, la demandada “se basó en pequeñas inexactitudes que pueden ser propias de una situación límite como la de la demandante para negarse a indemnizar, lo que parece contrario a la buena fe que debe observar todo contratista en la ejecución de un contrato”. .

Tras acreditar la validez de la pretensión, la sentencia señala que “La demandada no puede invocar simples aspectos formales de la emisión de ‘información contradictoria’ para impugnar la disposición a la que está obligada, según se indica, y por la cual la pretensión es coaccionada al cumplimiento del contrato y debe hacerse (…) ya que el actor no ha incumplido el contrato una vez que ha establecido la existencia del hecho y ha explicado sus circunstancias y consecuencias con veracidad y sin vacilaciones”.

Con base en lo anterior, se formuló una demanda de cumplimiento forzoso del contrato de seguro, condenándose a la compañía aseguradora a pagar una cobertura igual al valor comercial del vehículo al momento del siniestro. Sin embargo, rechazó la solicitud de reparación del daño inmaterial porque no se había probado fehacientemente su ocurrencia.

Véase sentencia del Juzgado 1° de Primera Instancia de Calama RIT C-1518-2021.

Leave a Reply

Your email address will not be published.