close
close

Alerta de desvío de seguro de desastres para el interior de Michoacán

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Michoacán. Un total de 118 millones de pesos del Fondo de Seguro contra Desastres Rurales de Michoacán no llegaron a los productores afectados por huracanes y sequías. A pesar de las necesidades de los trabajadores de campo para salir adelante ante los desastres, el recurso fue desviado.

Cuauhtémoc Ramírez Romero, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), alertó sobre hechos de corrupción que ya han sido denunciados ante la Auditoría General de Cuentas del Estado de Michoacán.

Destacó que la aseguradora pagó poco más de 250 millones de pesos por el impacto de las lluvias y daños por sequía en los últimos tres años de gestión.

El gobierno de Michoacán recibió el recurso como destinatario preferencial y solo recortó la mitad a los campesinos. El resto del recurso quedó en el erario estatal, cuyo destino aún es investigado por las autoridades del nuevo gobierno.

Ramírez Romero calificó de deshonesto año tras año el comportamiento y determinación de recursos tendientes a recuperar el campo michoacano o cualquiera de los diversos fenómenos meteorológicos, costando los ingresos de miles de productores.

Foto: especial

Al ser consultado por la prensa local sobre las acciones a seguir en el caso, dijo que ya se están realizando los trámites de denuncia e investigación en las zonas correspondientes, por lo que solo los productores están trabajando en el autoseguro.

Hubo manejo deshonesto. Hubo la liquidación de la aseguradora y una parte importante no se pagó a los productores. La aseguradora pagó al estado como beneficiario preferido y el estado no lo pagó. Pagaron 250 millones y se quedaron con 118 millones, que no dieron a los campesinos. Acercarse y decir que hay seguro no beneficiaba a los productores. Fueron 3 años acumulados”, dijo el funcionario.

Además de las irregularidades encontradas en el manejo de los fondos del Fondo de Seguro contra Desastres del Estado de Michoacán, el especialista en desarrollo agropecuario advirtió que el programa en sí no garantiza la recuperación económica de los productores afectados.

En promedio, se pagó 1.000 pesos por hectárea a cada productor de granos afectado, mientras que los costos de producción en muchos casos llegaron a los 25.000 pesos por la misma superficie. A casi un año de la desaparición del programa, el titular de la SADER reconoció que en este momento no existe un mecanismo para proteger los campos de cultivo contra la temporada de lluvias y granizadas, indicando que el camino a seguir será aumentar el autoseguro.

Leave a Reply

Your email address will not be published.